bola_cristal_72ppp-min

Situación de las mujeres en Francia

*Situación de las mujeres en Francia aparece en el podcast:

¡Comparte!

En 1789, al inicio de la Revolución Francesa, las mujeres francesas salieron a las calles pidiendo libertad e igualdad hombro con hombro con sus pares varones. Pero cuál fue su sorpresa cuando al vencer la revolución, las mujeres se dieron cuenta de que ellos habían hablado de igualdad, fraternidad y libertad sólo para sí mismos. De ellos para ellos. Ellas no iban a tener nada de eso. Con ese “amiga, date cuenta” masivo,  prendió la llama el feminismo.  Por eso Amelia Valcárcel siempre dice -y cito- “el feminismo es un hijo no deseado de la Ilustración… pero no por ello es menos hijo, aunque la Ilustración no lo buscara”.

En ese momento histórico surgieron muchas de las ideas, teorías y movimientos emancipatorios de las mujeres, y donde nacieron o pasaron gran parte de su vida algunas de las feministas más importantes. Paule Minck, Louise Michel, Simone de Beauvoir… Y de esa llama nació la famosa Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana, de Olympe de Gouges. 

Francia es un país con un nivel cultural muy alto, en el que hubo movimientos feministas organizados desde muy pronto. Sin embargo, Francia no terminó siendo un país pionero en materia de igualdad y en la consecución de derechos por parte de las mujeres. Sí que lo fue en algún que otro ámbito: por ejemplo el divorcio se estableció por primera vez en Francia en 1792, y aunque se derogó en 1816 volvió a aprobarse en 1884. En España, sin embargo, la primera ley de divorcio no llegó hasta casi 50 años después. 

También tuvieron un mejor y más temprano acceso a la educación y, por ejemplo, su presencia en las universidades empezó a generalizarse ya en la década de 1880. Pero, en otros temas, Francia ha ido sorprendentemente lenta

En un país donde el sufragio masculino quedó establecido en 1848, y donde de hecho ya antes, en 1792, en la revolución francesa, la Asamblea de la Convención la habían podido votar todos los varones mayores de 21 años, nos encontramos con que las mujeres no consiguieron el derecho a voto hasta 1944. 96 años de diferencia en el sufragio universal por tener vagina. Y eso que Francia participó en la Primera Guerra Mundial, y ya hemos comentado alguna vez que el papel de las mujeres en ese conflicto hizo que, al terminar la guerra, se impulsaran sus derechos en muchos de los países involucrados. 

El aborto libre tampoco llegó particularmente pronto: lo hizo en 1975, aprobado por la ministra de Sanidad Simone Veil, después de años de presiones del feminismo francés. Con episodios como el de 1971, el famoso “Manifiesto de las 343 putas” -que así se le llamó-, cuando 343 mujeres decidieron afirmar públicamente que habían abortado, exponiéndose a consecuencias penales para impulsar la legalización. En aquellos momentos, muchas francesas tenían que irse cada año a Inglaterra a abortar, igual que les pasaba a las españolas con Inglaterra. 

Además, en Francia, amigas, la historia reciente del aborto es particularmente tremenda. Durante el régimen de Vichy, colaboracionista con los nazis, se llegó a condenar a la pena de muerte a mujeres por practicar abortosOs pondré en la web (bajo el reproductor del podcast) un peliculón basado en el caso real de una de esas mujeres, guillotinada en 1943. 

La Ley del aborto francesa de 1975 permitía abortar hasta la décima semana de embarazo, plazo que en 2001 se aumentó hasta la semana 12. Y hasta hace bien poco, en 2015, no se retiró el requerimiento de un periodo obligatorio de reflexión de una semana antes de poder someterse a un aborto. 

Si echamos un vistazo a los datos y a las estadísticas sobre la situación de las mujeres en Francia, estadísticas que es verdad que dejan muchas cosas por contar pero que son la herramienta que tenemos para entender sociedades y países grandes y complejos, hay una cuestión que choca por encima de cualquier otra, y es el altísimo número de feminicidios que hay en Francia

En España, la cifra oficial, que no la real, es de 43 mujeres asesinadas por violencia machista en 2021. Pues bien, en Francia el año pasado hubo 113 mujeres asesinadas a manos de su pareja o ex pareja, y ni siquiera fue el peor año de entre los recientes: en 2019 hubo nada menos que 146 mujeres asesinadasFrancia tiene 67 millones de habitantes y España solo 47, una vez ajustada la población, vemos que son casi el doble de feminicidios de los que tenemos en España. 

El año pasado, lo que la prensa bautizó como “Affaire Chahinez Daoud”, dejó claros algunos de los problemas que están detrás de esas cifras. Chahinez Daoud era una chica de 31 años a la que su exmarido asesinó a mediados de 2021Este señor había sido ya condenado por maltratarla, y solo dos meses antes de su asesinato, Chahinez acudió a la policía para volver a denunciarle y para pedir ayuda. Fue ignorada. Tras su asesinato, se conoció que el policía que procesó su denuncia había sido condenado por maltrato, pero por supuesto seguía en su puesto, ocupándose de temas de violencia machista. No fue el único, han sido varios los policías que intervinieron en el caso de Chahinez que han acabado procesados por negligencia. 

Desde el colectivo feminista “Nous Toutes”, vienen denunciando que falta formación a todos los niveles. Un tercio de las mujeres asesinadas habían denunciado previamente sin que se tomara ninguna acción efectiva para protegerlas. El sistema falla, y no solo en el plano policial sino también y muy especialmente en el judicial, algo que vemos también mucho en España. 

En 2019, Francia anunció una serie de medidas, inspiradas al parecer, al menos en parte, en las que funcionan en España, entre las que estaban el aumento de las plazas de acogida y la habilitación de alojamientos de urgencia para mujeres en riesgo, por ejemplo. También la generalización de los brazaletes electrónicos para asegurar que se cumplen las órdenes de alejamiento. Han demostrado ser medidas del todo insuficientes, como ya advirtieron los colectivos feministas cuando el gobierno las anunció. 

Con este panorama, no es de extrañar que de las 213.000 mujeres mayores de edad que se estima que sufrieron violencia física o sexual por parte de parejas o exparejas en 2019, sólo denunciaron el 18%. Y apenas lo hicieron un 12% de las que sufrieron violaciones o intentos de violación por parte de personas que no eran parejas ni exparejas. Se estima, sin embargo, que la cifra real de violaciones o intentos de violación de mujeres mayores de edad al año es de 94.000Nosotras hemos echado la cuenta: sale a una cada cinco minutos y medio, más o menos. 

Otra estimación que se cita mucho en los medios franceses, pero que la verdad es que no hemos encontrado con qué estadísticas lo han calculado, es la cifra de 165.000 menores violados al año, de los que 135.000 serían niñas. En Francia, hasta 2016 la prostitución era legal, aunque no los burdeles ni el proxenetismo, pero en 2016 se dio un paso que nos gustaría mucho ver aquí: la ilegalización no de la actividad de las mujeres prostituidas, sino la de los puterosPagar por sexo puede conllevar hasta 3.750 euros de multa. Y si es con una menor ya las penas pueden ir a los 3 años de cárcel, y los 45.000 euros. El problema es que no se están poniendo los medios para que funcione bien. 

En 2021, tras cinco años con esta ley, eran solo unas 500 las mujeres prostitudas que se habían beneficiado de los programas de rehabilitación, y solo 161 había completado el programa para salir de la prostitución. Además, apenas se está multando a unos 1.300 clientes al año. Y este tipo de leyes, si no se dotan económicamente, ni se provee de los medios necesarios, ni se forma en condiciones a quienes deben ejecutarla, no solo no se aplican bien, sino que acaban siendo contraproducentes, porque sigue habiendo mucha prostitución y encima en condiciones más precarias y de mayor inseguridad para las mujeres que se prostituyen, ya que tienen que aislarse lo suficiente para que los puteros anden tranquilos.

En otras cuestiones, Francia se mueve dentro de los parámetros de los países más avanzados del mundo en materia de igualdad. Pero claro, como sucede aquí, aunque el país esté comparativamente bien en relación con otros, sigue habiendo muchas cosas que claman al cielo. 

A nivel educativo sí vemos que hay no ya solo paridad, sino más mujeres que hombres sobre todo en las universidades. Pero a partir de ahí, pues… En política, las mujeres son un 39.5% en el parlamentoEl gobierno es paritario, hay un 50% de mujeres, pero Francia, como España, no ha tenido nunca una presidenta de la República. Sí hubo brevemente, entre 1991 y 1992, una primera ministra, Édith Cresson. 

La participación laboral de los varones es 7 puntos superior a la de las mujeres, y el 65% de los legisladores y de los altos funcionarios son hombres. Techo de cristal, amigas. Y brecha salarial también, por cierto. Del 16,5% en 2021, concretamente. Cada año, sobre la base de esa brecha salarial, la organización feminista “Les Glorieuses” calcula cuándo empiezan a trabajar “gratis” las mujeres en Francia. Bueno, pues en 2021, empezaron a hacerlo el 3 de noviembre.

En Francia hay baja de maternidad remunerada de 16 semanas para la primera y segunda criatura, y de 26 semanas para la tercera, pero la baja de paternidad es solo de 28 días. Y hasta el año pasado era de 14. Por otra parte, Francia es uno de los países donde hay más mujeres convirtiéndose en madres después de cumplir los cuarenta, y es también un país con muchas, muchas madres como única cabeza familia. Uno de cada cinco hogares son monomarentales. Hay más de millón y medio de familias monomarentales, mientras que el número de monoparentales no llega a 300.000

Y como pasa en tantos sitios, estas madres son un colectivo muy vulnerable. Alrededor del 35% viven por debajo del umbral de la pobreza. Unas 300.000 mujeres de este modelo de familia están en una situación especialmente precaria, y reciben el llamado Ingreso de Solidaridad Activa, que viene a suponer algo más de 900 euros al mes si se tiene una niña, y luego se van sumando unos 200 y pico por cada nuevo hijo. Pero hay muchas mujeres en una situación difícil que no cualifican para ese Ingreso. 

Nunca hablamos en estos recorridos por países de las personas con discapacidad, básicamente porque hay países de los que ni siquiera hay datos. Pero hemos pensado que comenzaremos a hacerlo, y cuando no haya datos, que es la inmensa mayoría, decirlo: no hay datos oficiales sobre personas con discapacidad. De Francia podemos decir algo: prácticamente la cuarta parte de la población francesa, de entre 15 y 64 años, tiene alguna discapacidad. Y las mujeres son un 54% de esas personas. En Francia hay leyes para favorecer la integración de personas con discapacidad, pero aún así su tasa de paro es el doble que la del resto de la población. 

En Francia ya sabéis que hay mucha inmigración de África, en buena medida por su pasado de explotación colonial. Actualmente, más de 200.000 niñas que viven en Francia son de familias provenientes de países donde se practica la mutilación genital femenina, y se cree que entre el 12 y el 21% de esas niñas están en riesgo de sufrirla. Porque esto pasa también en suelo europeo, como sabéis. Se estima que entre 60.000 y 125.000 mujeres que viven en Francia han sufrido ya la mutilación genital. En 2018 el país acogía a más de 7.000 niñas refugiadas por ser potenciales víctimas de MGF.

Por último, en lo que respecta a los derechos LGTB, Francia es desde luego uno de los países más potentes del mundoUniones civiles entre personas del mismo sexo, matrimonios, derechos de adopción, leyes antidiscriminación… Digamos que prácticamente todo lo que esperamos de un país rico en este sentido, a nivel legal, pues existe. Francia, además, no reconoce la autodeterminación de géneroTiene también cosas turbias, como que todavía hasta marzo de este año, de 2022, no vayan a poder donar sangre los hombres que tienen sexo con otros hombres. Que en España pueden hacerlo desde hace más de quince años. 

Y bueno, otro aspecto también destacable, es que aunque alquilar vientres es una práctica ilegal, desde el año pasado sí se reconoce la paternidad a quienes hayan comprado una criatura en el extranjero. Que al final es una medida que estimula su práctica.

Ilustraciones > Canina Walls

un podcast de