bola_cristal_72ppp-min

Situación de las mujeres en Camboya

*Situación de las mujeres en Camboya aparece en el podcast:

¡Comparte!

Hoy volvemos al Lejano Oriente para hablaros de Camboya. De Camboya sabemos como mínimo que es un país que sufrió un genocidio terrible. Aquí se suele repetir mucho que España es el segundo país del mundo con más fosas comunes sin exhumar por detrás precisamente de Camboya. Que es una afirmación que en realidad por lo que hemos consultado no tiene ninguna base académica, no viene de ningún cálculo serio que se haya hecho, pero que en todo caso nos ayuda a recordar que por aquí, más de cuatro décadas después de que se finiquitara el franquismo, seguimos con gente enterrada en cunetas y con sus familiares teniendo que buscarse la vida para intentar sacarlos de ahí.

Camboya tiene una historia y una cultura riquísimas, es un territorio donde han estado instaladas civilizaciones increíbles que han dejado un patrimonio fabuloso. Lo más conocido son los templos de Angkor, la antigua capital del Imperio Jemer, que dominó la zona entre los siglos IX y XV. En el siglo XIX, la zona fue colonizada por los franceses y pasó a formar parte de la Indochina francesa, junto con los actuales Vietnam y Laos. Y Francia, la verdad, no puso mucho interés en el desarrollo de Camboya, que consiguió la plena independencia en 1953, como Reino, con Norodom Sihanouk como Rey. Un señor que ha tenido un papel clave casi en toda la historia reciente del país, porque vivió hasta 2012.

La parte de la historia camboyana más conocida, tristemente, llegó como sabéis en los años 70 del siglo pasadoEn esos momentos, el país se vio arrastrado por el contexto de la guerra de Vietnam, sufriendo por ejemplo durísimos bombardeos estadounidenses, dirigidos teóricamente a las bases que los comunistas vietnamitas tenían en Camboya pero que mataron a centenares de miles de civiles. En 1970, en Camboya se había establecido una dictadura militar aliada de los EEUU. Un tipo llamado Lon Nol dio un golpe de estado y acabó con la Monarquía camboyana, quien defendía la neutralidad del país en el conflicto de Vietnam. Fue esa dictadura la que permitió los bombardeos estadounidenses en territorio camboyano. 

Pero es que al mismo tiempo, esa dictadura estaba haciendo frente a una guerra civil contra una oposición liderada por los famosos Jemeres Rojos, cuyo líder más relevante era Pol PotEsa guerra dejó un millón de muertes.

El Partido Comunista de Camboya existía desde 1951, en un momento en el que los dos grandes países comunistas, la Unión Soviética y China, eran aliados. Pero poco después, estos dos gigantes se convirtieron en enemigos, y el mundo comunista quedó dividido entre comunistas pro-chinos y comunistas pro-soviéticos. Muchos partidos comunistas de todo el mundo se partieron también en dos, y al Partido Comunista de Camboya le pasó lo mismo: en los años 60 se dividió entre comunistas pro-chinos y pro-soviéticos. Los comunistas prochinos eran estos Jemeres Rojos, que tenían una ideología teóricamente de inspiración maoísta pero en plan nacionalista, y estaban en contra de cualquier influencia vietnamita en Camboya. 

También te digo, muchos golpes en el pecho al hablar de Mao pero luego apoyaron a Deng, un señor capitalista, cuando dio el golpe de Estado tras la muerte de Mao. Vamos, que los Jemeres Rojos eran comunistas porque lo decían ellos, vamos. En 1973, los EEUU se retiraron de Vietnam y en el 75, Vietnam del Norte conquistó Vietnam del Sur. Ese mismo año, los Jemeres Rojos vencieron en la guerra civil camboyana, se hicieron con el poder, y querían establecer una sociedad socialista, agraria y autosuficiente, pero de esto que dices querer hacer el bien y acabas cometiendo uno de los mayores genocidios de la historia moderna en menos de los 4 años que estuviste gobernando.

Se calcula que murieron casi 2 millones de personas, prácticamente la cuarta parte que tenía entonces la población camboyana. En torno al 60% fueron asesinados y echados a fosas comunes directamente por el régimen. Entre otras cosas, estos jemeres rojos hicieron una purga cultural e intelectual de la sociedad, asesinando a la gente con estudios, por ejemplo. Se cree que más de la mitad de las personas que tenían estudios superiores fueron asesinadas, entre ellas, la mayor parte del funcionariado del país.

A finales de 1978, Vietnam invadió Camboya y echó del poder a los Jemeres RojosLos dos eran regímenes comunistas, pero enfrentados, con disputas territoriales e ideológicas. Los Jemeres Rojos eran pro-chinos mientras que los comunistas vietnamitas eran aliados de la URSS, pero no solo se quedaban ahí sus diferencias, claro.Vietnam mantuvo el país ocupado militarmente y puso un gobierno afín, liderado por la facción pro-soviética de lo que había sido el Partido Comunista de Camboya.

Una cosa que igual no es tan conocida, es que los Jemeres Rojos continuaron existiendo y manteniendo una guerra de guerrillas para intentar recuperar el poder. Formaron parte además de un gobierno camboyano en el exilio, al que se sumaron también otras fuerzas políticas, y que fue, atención, el gobierno que se siguió considerando legítimo por gran parte de la comunidad internacional. Tanto es así, que es ese gobierno exiliado y genocida el que se sentaba en la ONU como representante de Camboya. Y eso fue posible porque los Jemeres Rojos mantuvieron el apoyo tanto de China, lógicamente, como de los principales países occidentales, empezando por los Estados Unidos, que como sabemos no tienen ningún escrúpulo ni intereses humanitarios en sus políticas y estrategias. Aunque son precisamente esos motivos, lo humano y lo bueno, los que enarbolan siempre para, literalmente, destruir países enteros. 

En 1989, las tropas de Vietnam abandonaron Camboya y se inició un largo proceso de reconstrucción que ha atravesado por varias fases. Entre 1992 y 1993 hubo una misión internacional de la ONU desplegada en el país para vigilar ese proceso de transición: en 1993 se restauró la monarquía, por cierto con el mismo Rey que había tenido el país cuando se independizó en 1953, y a finales de los 90, los Jemeres Rojos abandonaron definitivamente las armas. 

Pol Pot murió en 1998 sin ser juzgado, pero algunos de los principales responsables del genocidio camboyano, sí fueron juzgados y condenados por el Tribunal Para el Genocidio Camboyano, un tribunal que es mayoritariamente nacional pero con participación de Naciones Unidas. Te tienes que reír, la ONU, que se había sentado con esta gente como gobierno legítimo sin serlo, formó parte del tribunal.

En las últimas dos décadas, en Camboya, se ha consolidado una Monarquía constitucional parlamentaria, pero está muy alejada de ser un sistema medianamente democrático. Aunque ha habido algunas elecciones medio competitivas, hay partidos políticos y hay oposición al gobierno, realmente esa oposición sufre un control y una represión enormes por parte del Partido Popular de Camboya de Hun Sen, que es el primer ministro camboyano nada menos que desde 1998. Justamente, desde este partido renunció al marxismo (habían sido prosoviéticos) y se convirtió en conservador y derechista. Y hasta ahora lleva el tío ahí puesto. 

Camboya es un país muy pobre, de los más pobres de Asia, que además arrastra toda esta historia reciente terrible, que ha tenido consecuencias evidentes a nivel social y económico, perfectamente visibles hoy en día. Actualmente tiene unos 17 millones de habitantes y la situación de las mujeres deja también mucho que desear. Al menos desde el siglo XIV, existe en Camboya un código de conducta para las mujeres, llamado “Chbab Srey”, que fue pasando de generación en generación por tradición oral hasta que en el siglo XIX se puso por escrito. 

Ese código habla de cómo se espera que sea una buena camboyana: delicada, modesta, silenciosa, fiel, casta y pura hasta el matrimonio, dedicada al hogar y sometida a su marido… Este código de conducta ha estado enseñándose en las escuelas de Camboya nada menos que hasta 2007, año en que fue retirado a iniciativa del Ministerio de Asuntos de la Mujer. Las feministas de Camboya culpan en parte a ese código de la extensión en el país de la violencia machista y de la cultura de la violaciónUna extensión que también está relacionada, claro, con ese pasado reciente de violencia extrema que ha vivido Camboya. Una encuesta de 2004 apuntaba que el 23% de las camboyanas habían sufrido abusos físicos a manos de sus parejas. 

Pero a nosotras nos parece más tremendo otro dato, de otra encuesta de 2014, que indica que el 66% de la población del país cree que una mujer debe soportar en silencio los malos tratos para no poner en riesgo la unidad familiar. Es un dato que ayuda a entender por qué la Ley de Protección contra la Violencia de Género que se aprobó en 2005, y el Plan de Acción Nacional para prevenir la violencia contra las mujeres que también existe, pues no funcionan bien. A eso se suma la falta de recursos humanos y financieros para implementar dicha ley, que de por sí es muy insuficiente, e incluso tiene artículos que facilitan que las víctimas retiren los cargos cuando no ha habido, por ejemplo, lesiones físicas importantes.

Otros obstáculos fundamentales para que una mujer salga de una situación de violencia en su propio hogar son la mala imagen que tienen las divorciadas -aunque el divorcio es legal- y la alta dependencia económica que tienen muchas mujeres de sus maridos, sobre todo en las zonas rurales. Aunque las mujeres fueron entrando en el mercado laboral, sobre todo a raíz de esas guerras en las que estaban liados los hombres, hay mucha desigualdad en el mercado laboral. 

Las mujeres se concentran en sectores como el textil, en condiciones pésimas, os colgaré un artículo donde se apunta por ejemplo que trabajan doce horas al día, 6 días a la semana, por un salario 4 veces inferior al que en se considera necesario para hacer frente a los gastos básicos.

En política también son una clara minoría, poco más del 20% en el parlamento por ejemplo. En la judicatura, el último dato que hemos encontrado, de 2017, hablaba de un 14% de mujeres, y así, amigas, pues un poco con todo. En 2014, una encuesta apuntaba que casi el 80% de la ciudadanía camboyana apoyaba que el rol fundamental de la mujer fuese el de cuidadora en el hogar.

En Camboya además hay una desigualdad educativa muy evidente. Alrededor del 25% de las mujeres son analfabetas, frente al 15% de los hombresEn las zonas rurales es donde más se nota, porque la mentalidad patriarcal está más arraigada, y porque también a veces las escuelas quedan lejos de las casas y las familias tienen miedo de mandar a las hijas. Van los hijos, y las niñas se quedan en casa. Esto influye luego en el lugar de las mujeres en el mercado laboral, claro. 

Otro tema especialmente preocupante es la extensión de la cultura de la violaciónY específicamente de las violaciones grupales, llamadas “bauk” ,muy extendidas entre adolescentes de clase media y alta. El procedimiento habitual es que estas violaciones las sufran las chicas y mujeres prostituidas. Son llevadas por un chaval a un piso, y allí las espera un grupo que las acaba violando. Y esto está socialmente medio aceptado, ademásUn estudio… que es verdad que ya tiene casi 20 años, apuntaba que solo el 13% de los y las encuestadas consideraba que forzar a una chica o mujer prostituida a tener sexo con un grupo era una violación y algo censurable. 

En relación con esto, un informe de Naciones Unidas de 2013 revelaba que uno de cada cinco hombres de entre 18 y 49 años en Camboya admitía abiertamente haber violado al menos a una mujerParece que esto se ha convertido en una especie de rito de iniciación con el que los varones jóvenes estrechan lazos. Qué te parece la homoafectividad. Además muchas violaciones, tanto de este tipo como de otros tipos, quedan sin castigo: 

  • Primero porque judicialmente cuando no hay violencia física explícita se considera que el sexo ha sido consensuado, (vamos, como aquí en la mayoría de los casos), 
  • Segundo porque el sistema judicial es súper corrupto 
  • Y tercero porque a veces también se paga a la víctima o a su familia y así se elude el proceso judicial. 

La encuesta de 2013 que os decía, mostraba que solo un 28% de los hombres que reconocían haber violado había ido a prisión. 72 de cada 100 violadores en la calle. Las violaciones maritales, por otra parte, han sido legales hasta 2005.

Por otra parte, Camboya es un país donde la trata es un problema grave y donde la prostitución, aunque teóricamente ilegal, está extendidísimaHasta el punto de que es un destino típico de turismo sexual, y de turismo pedófilo también. Hemos visto estimaciones muy variadas del número de niñas y mujeres prostituidas que puede haber, que van desde decenas de miles hasta cientos de miles. Un tercio, aproximadamente, serían niñas. 

En la época de Pol Pot la prostitución estuvo prohibida y penada con la muerte, pero resurgió después, en buena medida parece que al calor de la misión de la ONU en el país en los 90, que se ve que los soldados de Naciones Unidas eran puteros muy activos. Para sorpresa de nadie y asco de todas.

El aborto sí es legal y libre durante las 12 primeras semanas de embarazo, y la homosexualidad es legal, aunque por ejemplo los matrimonios entre personas del mismo sexo no son todavía legales, a pesar de que la mayoría de la sociedad y el propio Rey, sin ir más lejos, están a favor de que se legalicen.

Ilustraciones > Canina Walls

un podcast de